viernes, 3 de abril de 2015

Santa...

Hay quién resucita sin necesidad de morir. Dejar de sangrar es caso aparte.

1 comentario:

C. Juan dijo...

Hay quien muere sin necesidad de resucitar.
Lo de sangrar, en ambos casos, es inevitable.