miércoles, 3 de julio de 2013

Las flores de Mayo...

La dualidad frente al espejo se volvió transparente y pronto comenzaron a no conocerse los ojos, a despintarse las bocas, a sangrarnos con las manos... dejé de amarnos. 

Nos dejamos. 

Simplemente nos dejamos.