jueves, 15 de diciembre de 2011

Sin escape...

Ama hasta odiar y así tendrás una excusa para seguir queriéndome.

Mínimo...


Lo supo desde el mismo momento de su nacimiento, tanta rareza no podía ser de este planeta. Y es que pisar las líneas entre las baldosas de un mundo tan caótico, le hacía sentir único.

Talión...


Se desplomó sobre sus sueños y no tardó en comprender su nueva condición; una vez destruido su corazón, podría convertirse en la heroína que siempre quiso ser.