domingo, 20 de abril de 2014

Caníbal...

Se me antojan tus labios, más que devorar tu cuerpo hasta que el sudor caliente se convierta en sangre y fluya. Cómo aquella vez.