lunes, 13 de julio de 2015

Dieta para dos...

El hambre por la carne oscura no sacia, tampoco envenena el alma; sólo ensucia los dientes y por eso dejamos de sonreirnos.

No hay comentarios: