domingo, 24 de junio de 2012

Si no estás aquí...


Podría gritar más fuerte y aún así no dejaría de ser cierto. Porque cuando el corazón me pide paso, destrozarme el pecho me resulta igual de placentero que si lo hubiese susurrado; no me importa si son caminos divergentes o separados si al final del viaje eres tú lo que acabe encontrando.

Innato...


Se besaron y marchó sin mirar atrás. No la culpo. Ese sabor mezcla de tristeza, pena y desamor amarga a cualquiera.

domingo, 17 de junio de 2012

Esta noche...


Déjame dormir tu cuerpo con mis labios y tejeré con besos el más oscuro de tus sueños y al descubrirlo entre tus anhelos, lo haré danzar con mis dedos al compás de la partitura de tu boca que susurra mi nombre...

lunes, 11 de junio de 2012

Camino...


Bajó las escalera lentamente y se detuvo en el último escalón. Desde allí observó que todavía permanecían sus cuerpos tirados en el suelo, calientes y vivos. Caminó sobre ellos, sobre sus torsos y sobre las cabezas, avanzando sin importar si sus tacones se clavaban sobre la carne o si sus huesos se quebraban como ramas pequeñas y secas. Teñía el suelo, impregnaba el aire, ignoraba sus quejas y al final de la mortal habitación una puerta que frenaba su espera. Sólo unos instantes -unos pocos segundos nada más-, y giró la cabeza. Desde su altura contempló los cuerpos destrozados, el color de la sangre, sus caras optimistas con ojos ilusionados. Les lanzó un último beso más una pequeña mueca y desapareció tras la puerta con los zapatos en sus manos.