domingo, 9 de febrero de 2014

Los bucles infinitos...

Y al séptimo día descansó; se agotó de estar seis días amando nada.

1 comentario:

Alba dijo...

Un domingo cualquiera, ¿verdad?