domingo, 11 de agosto de 2013

Creo recordar las mañanas claras...

Ya partanme el corazón y que la sangre fluya de una vez, que el desbordar me tiene engañado y lo único que sabe hacer es teñir el suelo; el negro pinta bien pero sólo a ciertas horas.  

1 comentario:

Carmen Juan Romero dijo...

Maldito seas, superhombre.