martes, 6 de marzo de 2012

Flaco...


Siempre me dices lo mismo y al final acabamos igual. Mientras te lo piensas, deja que vaya quitándote la ropa; la mía se quedó en la puerta cuando llegué.

No hay comentarios: