martes, 20 de marzo de 2012

Closer...

Tan cerca estaba que podía columpiarme en sus pestañas. Tan cerca estaba que su respiración chocaba contra mi cara. Tan cerca estaba que mastiqué cada palabra suya. Tan cerca estaba que noté correr la sangre en sus labios. Tan cerca estaba... que guardé silencio por su indiferencia.

2 comentarios:

Takuskita dijo...

Dios, qué sensación me ha dejado en la piel, se me ha puesto de gallina incluso. :)

Un saludo.

Javi dijo...

Celebro que te guste. Gracias :)