jueves, 1 de julio de 2010

Polos de limón...

Los polos de limón apagan el verano y los cuerpos fríos reposan sobre la hierba, trenzan las miradas entre cabellos alborotados, diluyen caricias mientras la tarde va cayendo. La horizontalidad elegida se va quedando pequeña, buscan formas abstractas para crear abrazos y unas cuantas hojas muertas van destapando huecos de luz naranja. Concluyen los suspiros y se dicen sin hablar, el viento es testigo del hermetismo de sus bocas; sólo quedan restos de jarabe y palos de madera.

No hay comentarios: