lunes, 5 de julio de 2010

Despedida de soltero...

Rayado azul sobre blanco, voy contando tus botones y tú desabrochando. Tercero inferior y tus dedos amenazan con desarmar el cuarto; rompes la cuenta y me atrapas en tu juego perverso. Me falta la respiración - hilo negro sobre blanco-, descubres el trofeo y me sitúas en la casilla de inicio. Lanzo los dados y tropiezan con tus manos que hábilmente transforman el cinco en uno más, avanzo en el tablero y caigo en tus labios traicioneros; mala suerte, quedo preso un turno más. Nada sobre piel y juegas tu mejor carta, un as escondido se deja ver y consigues terminar la manga; has ganado la banca, eres dueña de todo y no me dejas nada. Último turno, todo sobre nada, hago malabares sobre tu cuerpo y enseño mi última baza, me dices sí, quiero; mi jugada queda terminada.

No hay comentarios: