miércoles, 26 de mayo de 2010

Radiante...

Aquel antiguo vestido de novia era de ensueño. El corte realzaba en cierta medida su pecho descolgado, tapaba sus rodillas huesudas y su cintura de strass ocultaba la parte más notable de su flácido estómago. Lo que más le gustaba era su tela brillante que contrastaba con el color oscuro de sus ojos tristes y cansados; se sentía más joven y atractiva. Tal vez mañana le quede mejor.

No hay comentarios: