viernes, 23 de octubre de 2009

Ego...


En la lentitud de mis movimientos tal vez se intuyan mis intenciones; es fácil verme venir cuándo tienes tiempo suficiente para mirarme y descubrir la transparencia con la que ando.

Sólo falta esperar cuándo decidiré echar un rato el freno de mano.