lunes, 25 de mayo de 2009

Toujours Paris nous restera...

Voy a desplegar las alas y echarme al viento a esperar que el aire me aleje de aquí. Basta ya de continuar luchando batallas que desde un principio tenía perdidas y que una fe ciega -dulce ilusión- me hizo creer en nada. No quiero seguir atado a estos pensamientos, necesito ese oxígeno que hace tiempo mi cuerpo estaba exigiendo; tanta tristeza me está asfixiando el corazón.
Pongo fin a cientos de hojas escritas quemando uno por uno todos los recuerdos; siquiera habrá cenizas adheridas en mis lagrimas -al menos así lo espero-.
Tiempo al tiempo, aunque me estoy haciendo mayor y los relojes no pararán por mi. Ojalá mañana al despertar, un sueño reparador me haya hecho olvidar y me deje comenzar de nuevo... pero aún es de noche.


Pensar me provoca dolor de cabeza... push off.

No hay comentarios: